Archivo del blog

sábado, 21 de julio de 2018

PASE

Pase <---click p="">


PASE 1

#1

Te recito
como un punky de voz ronca.

De tanto limar me voy a quedar sin dedos
llevándote
del desdén al llanto.

Unas veces vendemotos, otras filósofo,
me asomo al corazón que emerge de tu coño.

Cómo no me voy a quedar hasta las tantas
cuando me dices
que no te llega el pase;
a beber rápido
pa' que haga efecto luego,
a darle al verbo el efecto justo
pa' que te caiga en el pie.

El tiempo no existe;
con el tiempo lo he aprendido.
PASE 2

#2

¿Recuerdas esos besos que nos dábamos
cuando no nos conocíamos...
entrechocábamos los dientes
en ese amor cargado de nervios...
¿Y ese improvisado tálamo
en donde me hiciste tuyo para siempre
y como siempre terminé borracho...
-esa vez de bourbon-...
¿Mis viajes a Saturno
mientras balbuceaba esencias
y vociferaba magias por la ventana...
¿Tú, haciéndome de Luna,
elevando mis mareas,
levantándome la polla con la fuerza sola de tu mirada salvaje...

Me cortaría hasta los versos
si eso sirviera,
para sentir de nuevo aquello,
para vivirlo de nuevo contigo.




PASE 3

#3

Llueves sobre mi cami
y me hundo en tu cuerpo.
Huele a semen.

Rueda el círculo y avanzo,
se estrecha y ensancha según cuánto bebo
pero siempre anda por ahí
y me lo llevo a la boca
ansioso como te llevo a mi boca.

Suelto el pase a bocajarro.

#4

Cuando le digas a tu amigo poeta
que me conoces,
que me lea,
dile antes que pego más fuerte;
que soy mejor follando;
que mis versos son ingrávidos
aunque me pesen en el pecho.

Te lo suplico,
por favor, díselo;
por aquello de la testosterona que te dije hace tan poco.

#5

Me drogo pa' comerme tanto lodo.

Si a veces soy crudo
es porque estoy hecho de carne;
porque todos mis símbolos de barro
se rompen cuando me lees
igual que hacen nuestros ojos.

Ofrendo el poema a quemarropa
y huele a quemado la cami
porque sale de donde ya tú sabes,
cariño.

Pero tú me apagas el fuego que duele
y llueves sobre mi cami.

PASE 4

#6

Yo solo quería decirte lo que escribí,
lo lió todo la mezcla de mierdas y alcoholes.

Entonces me dijiste que no aquella noche
y se me cayeron tos' los cristales... en fin...

Me levanté en mil pedazos, saludé a los soles,
recién salíos de tu boca y después me hundí,
en eso borroso y el agua del frenesí,
pa' que me sacaran agarrao del cogote.

Y llegá rascarte la madera como un perro;
a restregarme en tus manos como un gato en celo.

Fui pasao de vueltas al borde de tu cama,
con la palabra linda y la voz narcotizada,
sin embargo, m'echaste, m'echaste de mi cuerpo.

Y fui tuyo de nuevo al hacerlo en la mañana.

PASE 5

#7

Lanzado a los cielos de joven.
Como un satélite,
orbito la atmosfera de mi tierra
pa' pasar siempre por los mismos puntos
y plegarme a la plegaria de tu piel.

#8

Puesto siempre de lo mismo.
Adormezco mis nervios por instinto,
me bebo el Larios a palo seco
y me invitan al siguiente
a cambio del golpe de mi verbo.

Lástima que ha pasado el tiempo
y que mañana trabajo
y que ahora me toca a mí pagarme los vicios.

Lástima que la poesía no llena los bolsillos
y tampoco los estómagos.

#9

Eres lo mejor de mí desd'hace tiempo,
aunque no sepa cuanto.

Esta vez triunfo y te me bebes,
soy un glaçó derretío entre tus labios,
el gemir de tu boca.

Por ahí me escapo
igual que un niño escapa del tedio adulto,
por debajo de la mesa;
pero solo hay patas
mientras gateo vida abajo y cómplices cruzamos las miradas;
pero solo hay patas
mientras aprendo a escribir sin manos;
con un corazón en la llaga
y con el otro entre tus labios.

PASE 6

#10

Mientras el mundo anda oliendo flores sintéticas
parece que la tendencia más seguida en la poesía
sea escribir mal.

Me parto el pecho tanto
cuando les veo hacer fila
pa' ser el que mejor escribe.

-Tú y yo sabemos que no funciona así-

Están haciéndose unas selfies
pa' subirlas a instagram.

#11

Después de tanto tiempo desde mi despegue
veo que he dejado atrás
planetas, soles, galaxias, universos;
que fui el niñato que os dejó la cara pintada,
sin quererlo,
y eso duele.

Me os meo demasiado
haciendo el trabajo sucio
y metiendo el gol

#12

Ahora que todo sabe a pan
pienso en volver a aquel momento.

Te hablo de aquel tiempo
en el que mi palabra era poder
y mi poder llegaba lejos;
de la época
en la que solo era un joven de verbo caliente y chorreante,
cuando la vida estaba acolchada
y yo discernía las hebras que atan al mundo por abajo;
de los días en los que salía a la calle
con una coraza de puros pétalos
y mis rosas eran inextinguibles
y los vasos cargaban luces.

Qué nostalgia...

Me acuerdo de cómo flotaba inmóvil
antes de probar el fango.
Hoy tengo que seguir avanzando pa' no hundirme
y a base de golpes
sacarle los colores
a este mundo'e mierda.

PASE 7

#13

Me rindo.

Yo que he sido Alejandro, Tristán, Eneas, Luke;
que he hecho de canalla
pa' meterme entre tus piernas;
que he hecho de Han Solo
pa' que fueras tú mi Leia.

Claudico mis poemas
perreando.

Pero solo
perreando
solo contigo.

#14

...es el espacio de mi cielo
el espacio exacto entre tus manos...

#15

Quién sabe cómo me haré nube.
Si llegaré allá abajo galopando,
hasta las cejas de una droga nueva;
si lo haré cortado por mis manos y poemas.

Ojalá sea lo bastante listo
para hacerlo,
cerca tuyo,
cuando viejos.

PASE 8

#16

Era el rey del hipérbato,
viciao del soneto,
joven promesa en el patio del colegio.
Lo que hacía era un escándalo
hasta que me pegaron un patadón
en medio'el pecho.

Le daba 20 vueltas a tol' resto.

Driblaba lo infranqueable
hasta que me sacaron a la fuerza
la muela de la inocencia
y empecé a llorar con el ruido de un motor cansado

#17

Hace rato que sabemos
que si te traigo flores
es porque las corté.

Por más que me emborrache
soy de agua
y me desparramo sin remedio
igual que hacen los colgados.
Qué le voy a hacer.

#18

Con el tiempo he entendido lo de tus celos...
No hay tantos poetas jóvenes
y aún menos que estén tan buenos.

Con el tiempo he cerrado el círculo...
Los caminos del cerebro
no están hechos de sustancias
si soy el dueño del peaje.

Ahora que me queda lozanía llego
como el hijo pródigo
de vuelta de la luna.

PASE 9

#19

He dejado pedazos de mí en el pasado...

Me poso en las superficies igual que el polen.

Caducó mi magia cuando lo metí dentro,
el semen de mi polisemia..
pero qué felices estábamos.

Dejamos en aquel piso un hechizo líquido

#20

Centrifugo otro verso y me voy a tenderlo.

Me desnuco
con el corazón encerrado
en la cansina jaula de la abulia.

Cuánto tardaré
en decir de éstos
qué tiempos...

#21 (a Xavi Puig)

Mi mejor lector se mató yonki y sin pasta.
Se cortó con los bordes del cauce,
era un mendigo del Dharma.
Él lo sabía desde que íbamos a clase.

Si vas por allí arriba pásale mi enlace.
Dile que me debe unos cubatas,
que lloré igual que un niño en sus funerales
que aquel día el cielo babeaba.

Dale mil gracias y mil disculpas
por aquellas noches y aquellas tardes,
por el hachís y por el jazz.

Dile que me guarde un buen sitio y una voll-damm,
-¡y una botella de jágger!- para el día en el que suba
a ver cómo este mundo hijoputa arde.

PASE 10

#22 (a Safo)

Qué aburrimiento somos, semen, hombres.
Ni fuimos magos, ni videntes, nada...
resbaladizos por el mármol, medio.
Agua de flores.

El tiempo pasa sin perdón y estás.
Hace tantísimo y aún lates fuerte
tras la coraza, tras el cora seco.
Safo, soy tuyo

Sólo casado por tu voz y verbo,
yo fui el pirata del birreme, punky,
náufrago loco de tu cala indómita.
Safo, fui coño.

Fuiste la Gea prima; Keny Arkana;
Gata Cattana; Nina Hagen; Fitzgerald,
Amy; Anita; Rosalía, Janis.
Quién fuera óvulo.

Y vuelvo, lloro niño, yambo simple,
cuando me encuentro en las espumas
dulces de mi mujer y me sé tonto.

Soy solo restos.
El buque hueco
que flota en tus aguas insondables.

PASE 11

#23

Las dunas van y vienen
pero no se mueve el desierto.

Cuál es el límite de tu generosidad
cuando resuena en mi boca
el gong de tus puntos suspensivos.

Aunque sean de hace cuanto
los placeres, escribirte...
placer es escribirte...

Las flores de tu ramo brotaron de mi arena.

Cuál es el mío
cuando planto en su folio
nieves vírgenes

Los sueños van y vienen
pero no se mueve la vigilia

El sabo de tu lengua salió de mi prepucio,
así de despreciable soy.


#24

Puesto mi precio,
no hay quién me compre, no lo hay.

Igual que compran maletas que tienen un viaje
leen poemas que tienen una lectura.

#25

-Dicen que ha vuelto a llorar;
a beber como un cabro chico;
a pincharse...
con el color azul, con el infinito.

Qué gusto...

Me bebo el vaso de ginebra
y libero a las bestias
que brincan en mi pradera morada.

PASE 12

#26

Yo solo daba para hablar de mí y mis circunstancias,
antes de ser un lucero
al costado de tu cuerpo.

Lo estropeé todo el día que bajaste del cielo,
Luna maltratada,
por un cacho de carne
que todavía traigo a cuestas.

Pero de eso hace tanto tiempo
ahora. Ahora
que tú ya no eres Luna
y yo no soy Orfeo.

#27

Camino contigo por la calle y es de noche.
Y me hablas de la sangre
y te hablo del deseo.

El tiempo no perdona
aunque sea la luz entre tus dedos,
aunque disimulemos.

Cicatrizados juntos.
¿Lo recuerdas?
Nos corríamos en bytes fecundos
y hoy andamos por las mismas calles.

Qué mejor poema...


PASE 13

#28

Escribía muy bonito
hasta cuando no decía nada,
hasta escribiendo a la fuerza
el peor de tos' mis versos.

Especialista en aquello
de la paja del poema,
he currao hasta los callos
para haceros bien felices.

He subido hasta la cumbre,
me he desecho como hielo
y ahora estoy en el camino,
viendo cómo se fatigan
por tener lo que yo tengo.

Como agua en lo alto de la cresta,
pero elijo a qué vertiente hago cauce.

Soy el puto amo de las dos caras de la moneda.


#29

Sigo esquivando zarpas;
bailando en la cocina con el cuchillo en la mano;
haciéndote un sofrito
que es de pura cebolla

Cuando salgas a la calle,
después del silencio,
verás que mis poemas no se leen,
que mis poemas se hablan;
que voy camino de volver a estar en el estadio
de aquel niño que bailaba con la música del súper.

PASE 14

#30

Tres cuartos de su gol eran mi pase.

Celebran el laurel
y me lo ponen en la frente.

Cincuenta y pico metros a su pie.

Sacado por los hombros,
Arriba'el cesped, en el cielo.

Dejado frente al arco, sin portero.

Recorto a la derecha
mientras le miro las ideas
y suelto el verso al hueco, gol mascado.

Bastó con empujarla.

#31

Qué gusto
cuando te fuiste lamiéndome el poste.


Con los años corro menos
aunque me mantenga.
Aún tengo el toque, la pegada, la visión,
por algo soy el 10 y defiendo si me place;
si hago de 9 tengo el olfato
y si hago de 6 todo lo dirijo.

Qué gusto
cuando me quitaste los números del pecho
y me lo hiciste suave como nunca.

#32

Cual cónsul triunfador entro a tu cuerpo,
vestido de luna, a contrasol.
Me agarro a tu pelo y ato mis dedos,
tus curvas vienen, me miran y vencen.

Me quedo sin aliento, nuevamente.
Nuevamente entre tus brazos
y vencido por tus piernas.

PASE 15

#33

Qué rico estaba el fuet que me sirvió aquella mujer.
Qué fría la cerveza a esas alturas de la noche.
Quería tanto que folláramos entonces.

#34

El mar sonó de fondo,
un agua recorriéndonos por dentro.
Tu beso me quitó el sabor
a plástico de la boca.

Solté las lágrimas del miedo por los labios,
diciendo lo que fuimos
hasta que m'agarraste por banda
y pusiste firme
-¡SOMOS!-
y metiste dentro.

Qué fría, pero que rico.

PASE 16

#35

Y sigo hasta las tantas
-cómo no- si no te llega el pase.
La espuma indiferente del sofá
latía, hecha hilachas. Era el cora muerto,
el músculo tenso.

Latía bajo tus manos desterrado,
lejos de tus tiempos.

Le puse muros
a la nostalgia y a los polvos;
a los deseos y a los vasos;
con tal de redimirme ante tus ojos;
de llegar hasta tus bordes
y que me sonrieras con tus labios;
follaras con los mismos.

#36

El día era tan de mierda
que ni los pájaros cantaban...

Ni se desperezaba nuestra gata...

Ni el Sol había salido...

PASE 17

#37

Es tan grande la tentación...
tan grande la potencia de mis labios
mientras os hablo de lo que solo ven mis pupilas

¡Más todavía!
cuando todos vemos la misma mierda.

Me pesa más incluso que tu boca
en esos días en los que se compinchan.

Qué cruz la de mi espalda.

#38

Rézame como a un granuja santo.

Dame plata,
dame besos,
dame tragos,
dame todo, que me lo quedo
y me voy contigo, contigo de nuevo.

Riámonos.

Riámonos de las moscas
que se pelean por la mierda
vestidas de mariposas.
Riámonos de las vacas que la cagan.
Estemos preparados
que ya llegará nuestro momento.

PASE 18

#39

Qué voy a hacer si uso más pronombres de los debidos,
si a punta de pistola se adueñan de ellos
y toman su sentido y retuercen mis pulsiones.

Ojalá mi lengua fuera franca;
mi boca, honesta;
mis dientes, blancos...
y yo no pudiera sustituirte...

#40

¡Una pared!
...y...
la meto.
¡Salgo del dribbling!
...y...
la meto.
Me hacen falta y la meto.
Me desmarco y la meto.

Ya sabes que soy mucho de meterla.
Pero solo en una portería,
la de la derecha.

Ni se dan cuenta y estoy en el córner,
de brazos abiertos,
señalando el dorsal de mi espalda.

#41

Tenía la navaja en la mano
hasta que llegó tu voz,
mi bat-woman.

Pasé de santo del asfalto a batboy,
de incólume villano
a toyboy,
sin cortapisas.

Ojalá tú
fueras tú
para tos'.

PASE 19

#42

Cómo iba a mostrarlo...
si lloraba mientras lo escribía.
Cómo no iba a mostrarlo...
si lloraba mientras lo escribía.

Somos la prole del desasosiego.

#43

Me estaba haciendo una paja
y le curé la voz de posverdades
con mi esperma;
por dos monedas y un bocata frío,
que hoy en día na'es gratis.

#44

Vendí mi palabra
solo para comparte un buen cielo.

Si tú me dices que lo caliente,
lo caliento
y me vuelvo el microondas encendido
en la cocina, con las luces apagadas,
dándole vueltas al poema
pa' tu boca.

Cantando Madonna
mientras les vendo la maleta.

PASE 20

#45

Tu madre puso ketchup
a mi salsa boloñesa,
y tú l'has puesto mayonesa.

Y yo te miro con lascivia
mientras relamo el tenedor
como te lamo en nuestra cama.

Eso me pasa por beber...
bebiendo birra antes
bebiendo birra durante
bebiendo birra después.

#46

Ya no nos queda respiro...
Si hasta los bancos se pusieron a escribir poemas
pa' darte una hipoteca
y que tú elijas la medida del castigo.

Ya no nos queda retiro...
Si hasta los árboles florecen sin que sea primavera
y sueltan su corteza
pa' que les den un poco de cariño.

Desmonto mi esperanza y te la entrego,
completa, a sabiendas de mis topes,
mis límites y deudas impagables.

Y vuelvo al mismo sitio igual de ciego,
sin plata, esperando que m'arropes
la piel d'este dolor imponderable.

PASE 21

#47

Empieza otro día y sigue los mismos ritmos.
Me miran y señalan,
me llaman Sísifo
y cargo tu piel sobre la mía.

Tus pantys de satén me quitan el aliento
y te acaricio los pies en el sofá
buscando el aire
entre tus muslos imperiales.

Empujo cuesta arriba
deseos, penas, triunfos
y le sonrío al mundo.

Tus sombras se tensan mientras levanto tus piernas
y gimes en mi boca
igual que canta un cisne moribundo.

#48

Se me caen las piedras de la boca
y con ellas hago el camino
que herirá mis suelas mañana.

El fango se mete en las ranuras
y deja manchas
entre mis dientes.

Escupo sangre que no es mía
y el cielo se me cae encima
llevándome al principio
y vuelvo a escupir
y vuelvo a cargar.

Igual que vuelvo al mismo sitio
pero con otro cuerpo.

PASE 22

#49

Esta adicción a la muerte, es quien me lleva hasta el verso,
es el aprecio a la vida, quien me hace titubear
cuando viene la palabra y feliz salto en el lagar
y caigo en la uva justa y espachurro otro universo.

Me trago el jugo con ansia para ver otro reverso,
lo miro con la esperanza de descubrir mi lugar
aunque sé que solo un trozo más de mí dejaré en él;
que mis pies fangosos manchan el suelo de este edén

Quito el sol de tos' mi cielos y pongo ahí mi pesar.
Me da la luz necesaria pa' discernir mis fragmentos
y los estiro y deformo y hago de ellos filigranas.

Me machacan sin piedad los ideales y los escrúpulos
y en un esfuerzo sisífico, casi sin convencimiento,
los reconstruyo completos y me levanto con alas.

PASE 23

#50

No sé.
Como que...
podría ser mejor de lo que soy.

Es lo nuestro un juego en donde siempre ganas.
Juegas con la ventaja
de saber que les puedo;
que ganaré sin lugar a dudas.

-Bieninterprétame-

#51

Están vendiendo ebooks,
-sus malos ebooks, autopublicados-
por amazon.

Andan metidos en las sombras de su ombligo
y se comen las pelusas
y desgranan sus delicias.

Ofrecen unos hilos sudorosos
como si se tratara de ambrosía.

¡Y hay quien los prueba!

Y aún así,
les lavo los yambos
con anfibráquico dolor.

Ésos son
los límites exiguos de mis manos abiertas.

#52

Instalado en la barbarie,
me iba igual que se iba el agua al mar
y me contuviste.

Quién tuviera la pasta
pa' subir a nacer contigo, hermana.

De momento, bajamos a morir,
y -joder niña- me tienes loquito perdido,
de lunes a domingo, 24/7.

PASE 24

#53

Cómo voy a escribir desde una torre de marfil
si vivo en un piso de 30 metruchos
y tengo que ir sumando los precios
de lo que tiro al carro
antes de llegar a caja.

Bajo su peán de la peana
igual que después de mear
bajo la tapa del váter.

#54

-Dicen
que ha vuelto a comer igual que un hombre joven.

Me desplazo haciendo eses,
por eso de ser ambiguo.
Y en eso del tornasol
abrazo a un átomo como a un hermano
y dibujo una constelación
con mis cantos...

#55

Están haciendo poemas
de lo que hablan en la tele,
normal que nadie se los crea.

Y les entrego versos, cantos, poemas;
gotas, lluvias, tormentas.

Parece que se me entiende demasiado,
que se me ve venir de lejos.
No en vano me llaman
el poeta poligonero.

PASE 25

#56

Soy duro pero frágil,
y me rompo igual que la pasta seca
cuando choco contra las baldosas

Se me salen los ojos de las cuencas.
Se me desbordan las aguas de los cauces
y mancho la vitro.

Tiro del carro cuando toca hacerlo.
Me cargo el equipo a la espalda
y por la costumbre no me pesa,
aunque sepa qué me merezco;
que me merezco a los mejores a mi lado;
que no soy de los que suma,
soy de los que multiplica.

#57

Me quemo en forma de ramas
y conformo su círculo.

Ennegrezco los bordes de tu magia
y mitad ceniza, mitad agua,
me reseco en un líquido consuelo.

#58

Me la comen de canto.

Nos abren la nariz pronto,
a hostias;
después nos rompen el tabique a mazazos
y respirar todo lo cambia.

Ponme a hervir
y me pondré blandito para ti

PASE 26

#59

Vestido de lino
hago mío
lo que m'es propio,
me plancho la camisa con las manos.

Empujo la noche con mis piernas
y las manchas celestes en mis pantacas negros
me dan un aire divino
mientras piso la arena húmeda
de mi nueva conquista.

#60

Se meten de todo.
Se les caen las palabras entre los dientes
que les faltan,
la pituita de los tweets.

Todos tenemos un Dean Moriarty
que cuchichea en nuestro hombro;
un chamán de Montecristo
que nos recita una venganza;
un mal genio sin deseos disponibles
y un arcángel de la guarda sin sable ardiente.

#61

He pisado tantas veces estos campos
que los conozco como la palma de mi mano.

Pruebo su polvo cuando me interesa
y me zafo de mi calavera
y del sol abrasador.

Alumbro la umbría de mis bolsas
y rasco la suciedad
de mis eléctricos impulsos.

PASE 27

#62

Tengo a dos tigres por caballos
y arrastran mi carro
por el fango, por el fuego;
por New York y por Venecia.

Las rayas de su pelaje
relumbran con el alcohol
bajo los rayos del sol
igual q'hace el oleaje.

#63

Iridescen mis ojos
mientras desciendo entre tus piernas
como un Faetonte,
aunque tú me des la fuerza.

Y termino manufacturando cisnes,
llorando ámbar opalescente
empapado de tu lluvia anisada.


#64

Rompo el obturador a posta
y me entrego sin medidas;
a veces nítido y a veces trepidado...

Resbalo por los baños del mundo como el semen
y me apaciguo en el algodón;
todavía veo el empedrado del jazz
en la ciudad
y corro por él hasta quedarme sin aliento.

PASE 28

#65

Pasan los minutos en forma de poema
y me desbaterizo.
Me desbaterizo
mientras pasan los minutos
y escarcho tu vientre
con mi azúcar.

Aún recuerdo aquella noche,
cuando parece
que dije quererte en latín.

#66

Rasco el suelo con mi suela
y escucho el augurio del alambre.

Sigo soñando con lava,
pa' caer en el frío de la manta
y en el calor de la mañana;
en el escalofrío del cojín en el cuello.

Magifico las perchas maltratadas
y se cuelgan solas
formando la figura exacta del desencanto,
tintineando un hechizo
que habla de droga y desdén.

PASE 29

#67

Bajamos a toda pastilla
por la calle más rica de la ciudá
más pobres que nunca.
El poema en ámbar y acelero.

Miro a todos los lados,
en un ojo tengo un mazo
y en el otro un cincel,
mientras paranoide veo cosas brotando de los rincones:
gusanos triangulares,
palomas compinchadas,
charcos geométricos...

Y no me rindo,
aunque a veces no sepa qué felino ser.

#68

Habla firme. Sé eficaz.
Da la mano si te la ofrecen
-me la seco con el bolso antes-.

-Bueno, dime. Véndete.

Aunque todo depende del prisma
no tó depende del prisma.
Lo que escriben no les gusta ni a su mami.

Soy de la generación
a la que el asco le pilló a destiempo.

PASE 30

#69

Ahora que tengo.

Sé cómo obtuve ron y tripulación;
dónde encontraré el caballo y el cielo;
cuándo comer carne
y en qué ángulo aullarle a la Luna.

He cristalizado lágrimas de todos los colores.

#70 (a Daniel Gállego)

Un té amargo nos manchó las aguas.

Lo probamos a sorbos
y ahora nos lo bebemos a tragos.

Fue un pacto tácito
entre indios metropolitanos,
un trapicheo
codificado en el metalenguaje de nuestro recuerdo.

Me unto y acuchillo con ese veneno
como canal primario de nuestro amor.

#71

Con la tribu herida
se me caen los pétalos azules
de los ojos, los puños de las manos.

Me tumbo al sol.

Y me dedico a enterrar relojes
en la arena
con mis uñas de luz.

FIN.